1. EL GOBIERNO VUELVE A PROMOVER UNA NORMA QUE ESTÁ ABIERTAMENTE EN CONTRA DE LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA
  2. LA TASA DIGITAL VA A PROVOCAR UNA CAÍDA EN LAS INVERSIONES EN STARTUPS Y EN EL CONJUNTO DE LA ECONOMÍA DIGITAL ESPAÑOLA

Madrid, 19 de octubre de 2018.

Ante la aprobación del anteproyecto de ley que promueve una tasa digital a servicios digitales, la Asociación Española de Startups quiere manifestar su claro  rechazo a una tasa que va a provocar enormes daños al ecosistema español de innovación y de emprendimiento.

Existe un debate, complejo pero abierto y enriquecedor, en el seno de la OCDE, la UE y otros organismos internacionales sobre cómo debe adecuarse el marco fiscal de los países ante las nuevas realidades económicas de nuestra economía y nuestras sociedades digitales. Es en esos ámbitos donde se deben consensuar nuevas figuras fiscales sobre todo cuando afectan a las actividades de oferta y consumo de servicios digitales.

Instaurar una tasa digital con un indisimulado y único afán, como es el recaudatorio, agrede todos los principios básicos de una fiscalidad moderna y justa. ¿Desde cuándo un impuesto grava los ingresos de una empresa en lugar de sus beneficios?

Además de ser poco eficaz a la hora de recaudar más dinero (la mayoría de organizaciones y expertos dudan de que se vaya a alcanzar la recaudación prevista), es un freno a la inversión, a la innovación, a la digitalización y a la creación de riqueza en nuestro país.

Para la Asociación Española de Startups, una tasa de este tipo va a afectar de manera negativa a todos los procesos de inversión en el ecosistema español de emprendimiento y digitalización. Los inversores internacionales lo verán como un obstáculo y se irán a otros países, las startups punteras o que están creciendo encontrarán más dificultades.

Queremos manifestar nuestra enorme preocupación por la deriva anti-innovación del gobierno actual. No sólo apoya las posiciones más duras en Europa en contra de la innovación en normas como la directiva de copyright, sino que también endurece las condiciones internas para impulsar startups e innovación con medidas como la tasa digital.